viernes, 30 de diciembre de 2016

JOSE MARIA BARRERA, FUNDADOR DE SANTA CRUZ X-BAALAM NAJ




Por Carlos Chablé Mendoza/ Cronista de la Ciudad

Nació en Peto , Yucatán en fecha aún no precisada. Como Jacinto Pat y Cecilio Chi fue soldado en el ejército yucateco y alcanzó el grado de sargento primero. Durante las luchas internas entre la burguesía yucateca formó parte de las fuerzas del coronel José Dolores Cetina y luego de desertar se unió a don Jacinto Pat. Durante la etapa álgida de la Guerra de Castas fue muy conocido por su bravura en el combate contra los blancos y le llamaron  “El terrible enemigo incansable”.

 Probado defensor de la causa maya, arrojado en las batallas, compartía con Jacinto Pat la idea de que podría llegarse a un acuerdo con el gobierno de Yucatán que pusiera fin a la conflagración iniciada en julio de 1847. De hecho, José María Barrera fue participe en la iniciativa de firmar el Tratado de Tzucacab firmada por Jacinto Pat que luego desconoció Cecilio Chí.

 Aunque consideraba junto con Pat que podía llegarse a establecer acuerdos con el gobierno yucateco que pusieran fin a la guerra, nunca aceptó la rendición como alternativa y una muestra de ello fue que junto con Marcelo Pat, hijo de don Jacinto, ejecutó a un batab en Peto por haber insinuado la rendición de sus tropas.

 Al pasar el ejército yucateco a la contraofensiva los rebeldes se replegaron a la parte suroriental de la península. Con su liderazgo consolidado entre los mayas rebeldes, José María Barrera guió a sus tropas hasta el sitio en el que se fundó luego el 15 de octubre de 1850,  Noj Kaj Santa Cruz Baalam Naj Kampokolche, hoy Felipe Carrillo Puerto. Junto con Manuel Nahuat estableció el culto a la Cruz Parlante, la que con sus mensajes logró mantener cohesionados y activos a los combatientes mayas de tal manera que durante medio siglo Santa Cruz fue la capital sagrada del inmenso territorio maya que hoy es el estado de Quintana Roo.
 
 Barrera era temido y buscado por las fuerzas del gobierno yucateco mismo que intentó en diferentes momentos destruir el santuario de los cruzoob, así el 23 de marzo de 1851 Barrera logró escapar de un intento de asesinato comandado por el coronel Novelo en uno de sus varios ataques a Santa Cruz, en esa ocasión Manuel Nahuat no logró huir y cayó muerto.

 El papel jugado por este personaje fue básico para el establecimiento de Noj Kaj Santa Cruz como capital del territorio maya y de las bases para la conducción de un autogobierno maya que permitió al pueblo rebelde vivir al margen del gobierno mexicano hasta mayo de 1901. Fue hasta ese año que las fuerzas federales enviadas por el dictador Porfirio Díaz, luego de varios intentos, logró penetrar a la capital maya que con mucha anticipación había sido abandonada por los rebeldes que se refugiaron en la espesura de la selva, su protectora, desde la que siguieron resistiendo y hasta donde Porfirio Díaz intentó también llevar sus fuerzas de extermino.

Después de un combate ocurrido cerca de la Bahía de la Ascensión, el 31 de diciembre de 1852 murió en Yokdzonot José María Barrera, mestizo que durante el apogeo de la llamada Guerra de Castas junto con Esteban Pat y Juan Justo Yam fueron de los principales seguidores y lugartenientes de don Jacinto Pat.

 Hoy, rememorando sus acciones libertarias y su probada lealtad al pueblo maya, rendimos homenaje a José María Barrera y a todos nuestros ancestros que junto a él supieron mantener en alto las banderas de la resistencia, la libertad y la autonomía.

Bibliografía:
o   La guerra de castas de Yucatán, Nelson Reed. Ed. Era 1971
o   El Cristo indígena, el rey nativo. Victoria Reiffler Bricker. FCE 1993
o   Enciclopedia de Quintana Roo, 1998.
o   Ensayo histórico sobre revoluciones de Yucatán (1840-1864). T-IV. Uady 1990.

*Es del maestro Marcelo Jimenez Santos la pintura que ilustra este escrito, puede ser admirada en la sala 1 del Museo Maya Sta. Cruz Xbaalam Naj

domingo, 18 de diciembre de 2016

LOS LÍDERES MAYAS VENANCIO PEC,FLORENTINO CHAN Y JOSÉ MA BARRERA CAEN EN COMBATE// INICIA ÚLTIMA CAMPAÑA CONTRA LOS MAYAS// RAFAEL RAMIREZ CASTAÑEDA, PROMOTOR DE LA ESCUELA RURAL




15 de diciembre de 1852.- Los jefes militares de los mayas rebeldes, Venancio Pec y Florentino Chan mueren en combate. Luego del asesinato de Jacinto Pat, ocurrido en septiembre de 1849, se habían convertido en los nuevos caudillos del movimiento maya junto con Bonifacio Novelo y José María Barrera. El 9 de octubre de 1849 habían manifestado en una carta al gobierno que no se someterían a Yucatán y exigieron al gobernador Miguel Barbachano que el oriente de la península, hoy Quintana Roo, fuera una zona independiente.

19 de diciembre de 1898.- Principia oficialmente la última campaña militar contra los mayas rebeldes. El 3 de mayo de 1901 el general Ignacio A. Bravo tomó la plaza de Santa Cruz encontrándola desierta y fue hasta el 1 de junio de 1904 cuando se dio por terminada oficialmente la campaña contra los mayas. El 6 de diciembre de ese mismo año el congreso de la Unión otorga al general Díaz una condecoración, la del Gran Cordón del Mérito Militar, por haber logrado con la conquista de los mayas rebeldes de Quintana Roo “la unión de la patria”.

23 de diciembre de 1936.- El congreso de la Unión por gestiones del gobierno del territorio encabezado por Rafael E. Melgar acuerda cambiar los nombres de las poblaciones de la entidad que los tenían de santos o extranjeros quedando con los siguientes: Chetumal, Subteniente López, Juan Sarabia, Allende, Álvaro Obregón, Leona Vicario, Filomeno Mata y Pedro A Santos.

23 de diciembre de 1992.- Decenas de indígenas mayas de Chumpom, Chunyah y Chunon “secuestraron” cuatro vehículos de la dirección de obras públicas del ayuntamiento de Felipe Carrillo Puerto como medida de presión para que la comuna termine varias obras que comenzó en esas comunidades. Encabezados por los subdelegados municipales Silverio Angulo, José May y Celso Pacheco obligaron a descender a los conductores de un trascavo, una aplanadora y dos volquetes. Los obreros intentaron retirarse sin concluir un campo de besibol, un parque y calles y los inconformes dijeron que mantendrían en su poder las unidades retenidas hasta que el ayuntamiento concluya las obras. El entonces presidente municipal Eladio Uc Chan dijo por su parte que ya no hay fondos del Pronasol para ejecutar más obras y que será el nuevo presidente municipal el que termine las obras de las comunidades inconformes.

31 de diciembre de 1852.-  José María Barrera, fundador de Noj Kaj Santa Cruz X-balam Naj Kampokolche, hoy Felipe Carrillo Puerto, muere en Yokdzonot después de un combate cerca de la Bahía de la Ascensión. Junto con Manuel Nahuat había establecido la nueva religión de la Santísima Cruz. El 23 de marzo del año anterior (1851) Barrera logró escapar de un intento de asesinato comandado por el coronel yucateco Novelo en uno de sus ataques a Santa Cruz. Manuel Nahuat no logró huir y cayó muerto.

31 de diciembre de 1885.- Nació en Las Vigas, Veracruz, Rafael Ramírez Castañeda, que junto con Moisés Sáenz fue promotor de la escuela rural mexicana considerada fiel aliada de los campesinos y de sus luchas  al  grado de hacer de las escuelas los sitios mas importantes de las comunidades y de los maestros, verdaderos agentes de cambio. Fue jefe del Departamento de Educación Rural e Incorporación Cultural Indígena. Murió el 29 de mayo de 1959, las escuelas de los poblados San Fco Aké y San José II así como el Centro de Estudios de Bachillerato de Felipe Carrillo Puerto llevan su nombre.

lunes, 12 de diciembre de 2016

EL FERROCARRIL MILITAR DE SANTA CRUZ




El 13 de diciembre de 1901 se contrató en Nueva Orleáns el material para instalar el ferrocarril que enlazaría Bahía de la Ascensión con Santa Cruz de Bravo. El tramo Vigía Chico-Santa Cruz se inauguraría oficialmente el 4 de septiembre de 1905. A continuación platicaremos acerca de los antecedentes de este hecho que formó parte de una estrategia militar en la larga lucha del gobierno central en contra de los mayas rebeldes.



Luego de tres años de lucha sostenida contra los blancos los mayas fundaron Santa Cruz x Baalam Naj en 1850 considerando este lugar como capital sagrada y refugio, alejados del gobierno federal y en donde vivieron medio siglo recreando su cultura y con una nueva religión en torno a la Cruz Parlante.


Pese a que no podía lograr el control de esta región el gobierno de Porfirio Díaz otorgó una concesión, fechada el 19 de mayo de 1897, a la Compañía Ferrocarriles Sud orientales de Yucatán. Según esa concesión la compañía debía construir una vía férrea de Peto a la Bahía del Espíritu Santo, otra vía de Valladolid a Tihosuco u otro lugar que entroncara con la línea Peto-Bahía de la Ascensión, además de otra vía de Tihosuco a la Bahía del Espíritu Santo.

Varios fueron los intentos del ejército federal para llegar a Santa Cruz y lograr la pacificación de los rebeldes. La última de estas campañas inició en 1899. Era tal la necesidad de controlar las grandes riquezas naturales de esta porción sur-oriental de la Península de Yucatán que el 2 de febrero de 1900 el congreso yucateco autorizó un empréstito por 300 mil pesos para financiar dicha campaña cuyo objetivo era tomar Santa Cruz y exterminar a los mayas rebeldes.

Luego de que el ejército mexicano logró llegar el 3 de mayo de 1901 a la capital maya, de inmediato (el 5 de junio) comenzaron los estudios  para establecer el ferrocarril militar. Dichos estudios estuvieron a cargo del coronel Alejandro Ordorica, jefe del departamento de ingenieros de la Secretaria de Guerra y Marina. Así, el 13 de diciembre de 1901 se contrató en Nueva Orleáns el material para instalar el ferrocarril  militar y este consistía en 60 kilómetros de vía férrea de 60 centímetros de ancho, diez carros furgones de 6 toneladas, catorce carros plataforma de 3 toneladas y tres locomotoras de 40 HP. El costo total fue de 239 mil 967.59 dólares, a lo que se sumó la cantidad de 8 mil 622 dólares para herramientas, construcción de plataforma y arreglo de la vía.

En un interesante estudio que le sirvió para obtener el grado de maestra en estudios mesoamericanos, la lic. Juana María Rangel Vargas nos cuenta que el 16 de abril de 1902 desembarcaron en el Campamento Gral. Vega 250 toneladas de material Decauville que recibieron los ingenieros de apellidos Pacheco, Castro y Villaseñor para trasladar dos días después al puerto de Vigía Chico.

La construcción de la vía cubrió un trayecto de 56 kilómetros 750 metros de Vigía a Santa Cruz de Bravo y como parte de su funcionamiento se construyó también un sistema telegráfico. Los trabajos concluyeron a fines de 1904 pero su inauguración oficial fue hasta el 4 de septiembre de 1905. En su informe del 16 de septiembre del mismo año el general Porfirio Díaz mencionó la terminación de esta obra que siempre estuvo vinculada con la campaña de exterminio de los mayas cruzoob ya que el ferrocarril militar posibilitó el aprovisionamiento de las tropas federales. Desde entonces la Secretaria de Comunicaciones y Obras Públicas lo denominó de dos formas: Ferrocarril de Quintana Roo y Ferrocarriles del Norte de Quintana Roo que incluiría el tramo Xkalak-La Aguada, construido también por la Secretaria de Guerra y Marina.

Entre 1905 y 1912 los mayas realizaban constantes hostigamientos y ataques al tren militar y cuando el general Bravo fue expulsado de Santa Cruz los mayas comenzaron a destruirlo. En 1913 el gobernador del territorio, general Arturo Gracilazo Juárez ordenó reconstruirlo.

En 1915 luego de la devolución de Santa Cruz a los líderes mayas estos deciden destruir lo que queda del ferrocarril militar y el sistema telegráfico, así como de todo aquello que les recordara la etapa de persecución implacable que realizó contra los mayas rebeldes el general Bravo y sus tropas. En 1918 el general Venustiano Carranza otorgó una concesión al líder maya Francisco May para el uso de lo que quedaba del tren militar en la transportación del chicle durante el auge en la explotación de este látex.

El 1 de febrero de 1927 el presidente de la república otorga un contrato para reconstruir y explotar el  ex ferrocarril militar a Miguel Ángel Ramoneda y se lo entrega en concesión por 50 años provocando con esta medida el declive del cacicazgo del general May.  El 7 de agosto de 1929 el general Francisco May solicitó nuevamente la concesión del ex tren militar lo que aprobó el gobierno cancelando la concesión que había otorgado a Ramoneda. En 1932, cuando la producción de chicle llegó a su nivel más bajo, el uso del ferrocarril también dejó de ser importante.

Según el historiador Francisco Bautista Pérez, después de permanecer en el olvido por casi 35 años, el 11 de febrero de 1967 fue retomado el tema de incorporar al territorio federal de Quintana Roo a la red nacional de ferrocarriles. En una ponencia el ingeniero Ramón López Peraza planteó que el ensanchamiento de una parte de la vía ferroviaria Mérida-Peto y su prolongación hasta Quintana Roo con 325 Km de nueva vía tendría un costo en ese año de 141.8 millones de pesos. Este cálculo fue parte de su ponencia presentada durante un Seminario Nacional sobre Ferrocarriles celebrado en la ciudad de México.



Fuentes:

-          La Guerra de Castas de Yucatán, Nelson Red, ed. Era 1971

-          Un ferrocarril militar en la selva quintanarroense. La vía decauville de Vigía Chico a Santa Cruz de Bravo. 1901-1939. Tesis. Lic. Juana María Rangel Vargas. UNAM. 2005.

-          Efemérides Quintanarroense. Tomo I. Francisco Bautista Pérez
- Imagen del Album monográfico de Quintana Roo. 2a. edición 1978. Gob. del Edo. de Q.R.