sábado, 31 de marzo de 2012

A PROPÓSITO DEL ANIVERSARIO NUMERO 43 DE LA MUERTE DEL GRAL FRANCISCO MAY PECH



Vale la pena recordar que siendo muy joven y con el grado de sargento encabezó a los mayas en las batallas de Sahcabah y Pimienta.

A los 18 años fue ascendido a general y encabezó la batalla de Okop contra las tropas federales. Al finalizar la guerra se refugió en la selva para luego regresar a Santa Cruz y hacerse jefe supremo de los mayas encabezando el repoblamiento en 1915. Nació probablemente en Sahcabah, cerca de Cuxbil en 1884 y murió en Carrillo Puerto el 31 de marzo de 1969. Las escuelas de las comunidades de Chun on y de Ignacio Manuel Altamirano así como una colonia de esta ciudad llevan su nombre.

Entre otras batallas libradas por el general May en su juventud destacan la de Okop que se dio antes de la entrada del gral. Ignacio Bravo a Santa Cruz X Baalam Naj, hoy Carrillo Puerto. En su libro “Los rebeldes de Chan Santa Cruz” Jorge González Duran hace una breve crónica de las batallas. El sabotaje con dinamita del ferrocarril militar que unía Santa Cruz con el Puerto Vigía Chico que realizó junto con Sostenes Mendoza en el año de 1914 es otro hecho importante que se menciona en el mismo libro.

En junio de 1915, luego de que los habitantes no mayas desocuparan Santa Cruz por órdenes del general revolucionario Salvador Alvarado, se devolvió a los mayas su antigua ciudad y hasta finales de ese año algunos líderes mayas decidieron poblarla nuevamente. Entre ellos estaban don Francisco May Pech, Encarnación Varela, Pedro Canul, José María Yam, Loreto Chan, Ceferino Cauich y sus respectivas familias. A partir de entonces los mayas recuperaron brevemente su espacio de autonomía bajo el liderazgo del general May, el control que éste ejercía era férreo y pese a la disidencia de los mayas conocidos como "los separados" pudo establecer nuevas bases para su relación con el gobierno revolucionario.

Luego de casi tres lustros para el poder central la autonomía maya resultaba incomoda y era obstáculo para la integración el país. Así, tras una serie de confrontaciones, en 1929 el gobernador del Territorio de Quintana Roo, general José Siurob Ramírez y el general Francisco May Pech firmaron un histórico acuerdo en el que se estableció la disposición del gobierno federal para otorgar a los mayas concesiones para la explotación forestal así como la libertad para vender sus productos. A cambio, los mayas respetarían las concesiones otorgadas por el gobierno a otras personas. Fue aceptada la apertura de escuelas en sus comunidades y la supresión de la pena de azotes con la que el gobierno indígena castigaba a los infractores. Se asentó también en el acta que los mayas podrían seguir usando sus tierras en forma común.

Por último, se aceptó que el gobernador nombrara un delegado para Santa Cruz de Bravo pero que en la función de gobernar sería ayudado por un consejo formado por cinco mayas nombrados por estos mismos. La firma de este acuerdo fue considerada como la verdadera conclusión de la Guerra de Castas y la caída definitiva del poder maya representado por el general Francisco May pero otros creemos que se trató de una transición de los mayas a otro tipo de resistencia que le ha permitido mantenerse como pueblo diferente en este México pluriétnico y multicultural.

martes, 6 de marzo de 2012

Declaración de la Marcha Mundial de las Mujeres Día Internacional de las Mujeres 2012


Minga Informativa de Movimientos Sociales
---------------------------------------------

Este 8 de marzo, nosotras, las mujeres de la Marcha Mundial de las Mujeres, seguimos marchando, resistiendo, y construyendo un mundo para nosotras, los otros, los pueblos, los seres vivientes y la naturaleza. Estas acciones continúan enfrentándose a los embates del paradigma mortal del capitalismo con sus falsas salidas a las crisis y de una ideología fundamentalista conservadora.

Vivenciamos un crisis del sistema capitalista, racista y patriarcal que, para sostenerse, impone brutales “medidas de austeridad” que obligan a nosotras, los pueblos, a pagar por una crisis que no hemos provocado: son recortes presupuestarios de todos los servicios sociales, disminución de salarios y de pensiones, estimulo a guerras y avance de la mercantilización de todas las esferas de la vida. Nosotras las mujeres pagamos el precio más alto: somos las primeras que seremos despedidas y que, además de las tareas domésticas más habituales, somos obligadas a asumir las funciones antes cubiertas por los servicios sociales. Tales medidas cargan el peso de la ideología patriarcal, capitalista y racista y son expresión de políticas de incentivo para que volvamos a la casa, que estimulan además el avance de la prostitución y la venta de las mujeres, el aumento de la violencia contra nosotras, el trafico y las migraciones.

Denunciamos la continua imposición de acuerdos de libre comercio, que intentan transformar los bienes comunes como la salud, la educación y el agua en mercancías, y generar un mercado de explotación de la mano de obra barata en los países del sur. Rechazamos la cultura del consumo que va empobreciendo más las comunidades, generando dependencia y exterminando las producciones locales.

Nos solidarizamos con las mujeres en lucha en Europa, especialmente en Grecia pero también en Portugal, Galicia, Estado Español, Italia y Macedonia, que se están organizando para resistir la ofensiva neoliberal y retrógrada promovida por las instituciones financieras y políticas, y sus propios gobiernos, a servicio de intereses de las corporaciones transnacionales. Nos solidarizamos también con todas las mujeres del sur que enfrentan hambrunas, empobrecimientos, esclavitud laboral y violencia pero que siguen construyendo su resistencia.

Denunciamos el avance de la militarización en todo el mundo como estrategia de control de nuestros cuerpos, vidas, movimientos y territorios y garantía para la neocolonización, el nuevo saqueo y apropiación del capital sobre los recursos naturales y la manutención del enriquecimiento de la industria armamentista en frente a la crisis. Constatamos con temor la amenaza de retorno de lo militarismo y del autoritarismo como valores en la sociedad en distintos países alrededor del mundo, como en: el Medio Oriente, en Tunicia, Libia y Egipto, donde las mujeres y los pueblos continúan a luchar contra todo tipo de dictadura fundamentalista y por verdadera democracia; en Palestina donde las mujeres luchan contra el colonialismo y el sionismo en diversos países Africanos – como en Senegal donde el gobierno se utiliza de la fuerza del ejercito por intereses electorales, o en Mali donde grupos armados aterrorizan la populación civil en su lucha por controle da la región norte; en Honduras, México, Guatemala y Colombia donde hay procesos de re-militarización; y en diversos países en Asia-Oceanía donde refuerzan la presencia de las tropas militares de Estados Unidos.

Nos solidarizamos con las mujeres y los pueblos en resistencia y lucha en todos los territorios que están en guerra, bajo control militar y en riesgo de serlo, o viviendo los impactos nefastos de una presencia militar extranjera. A pesar de ello, nosotras las mujeres continuamos defendiendo nuestro territorio, cuerpo y tierra de la explotación de los ejércitos regulares e irregulares, estatales y privados.

Denunciamos la estrategia concertada de los medios de comunicación globalizados que busca revitalizar los dogmas y valores conservadores y que ponen en riesgo los logros o avances de las mujeres en el mundo. Se cierran espacios de participación, se criminaliza la protesta, y se cercena el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos. Nuestra autodeterminación reproductiva está amenazada donde la hemos conquistado, como, por ejemplo, en diversos países de Europa (como en Portugal y España) y de Norte América donde el aborto es legalizado, pero donde este derecho es atacado en la práctica por cortes de los presupuestos públicos que tienen como blanco los hospitales y los servicios de interrupción del embarazo. En muchos otros países, como en América Latina y varios países de Asia-Oceanía, las mujeres que abortan siguen siendo criminalizadas, como en Brasil, Japón y Vanuatu. En México se legaliza el aborto en el Distrito Federal y se criminaliza en el resto del país. En Honduras, la píldora contraceptiva de emergencia ha sido prohibida. En Nicaragua, el aborto mismo en situaciones de riesgo de vida para la madre o de violación se convierte en un delito a través de una Reforma Constitucional. Rusia sigue su ejemplo con la mujer del presidente al frente de campañas para prohibir el aborto en cualquier situación. Grupos auto-intitulados “pro-vida” defienden en realidad la muerte de las mujeres, nos insultan y a las profesionales de salud en Norte América, presionan en el parlamento para rever la ley en Sudáfrica e impiden cualquier discusión en Pakistán.

Nos solidarizamos con todas las mujeres que continúan luchando y enfrentando los embates de la policía, los servidores públicos y de la justicia injusta, así como a las que enfrentan la violencia en su contra.

Frente a estas situaciones, estamos en las calles, tenemos alternativas y las estamos viviendo. Reiteramos que seguiremos fortaleciéndonos desde nuestros cuerpos y territorios en resistencia y defensa de los mismos, profundizando nuestros sueños de transformaciones estructurales en nuestras vidas y ¡marchando hasta que todas seamos libres!

Llamamos a la articulación de nuestros movimientos y a las alianzas con los otros movimientos, pues solo así construiremos un mundo en libertad.

En el Mundo, 8 de marzo de 2012

*************************************
Minga Informativa de Movimientos Sociales
http://movimientos.org/

Suscripciones:
http://listas.movimientos.org/listas/subscribe/pasavoz
Desuscripciones: mailto:sympa@listas.movimientos.org?subject=uns%20pasavoz

Problemas con subscripciones a la lista: