jueves, 29 de abril de 2010

LOS CANDIDATOS...Aun lejos del pueblo maya





Por Carlos Chablé Mendoza*

En los planteamientos de los candidatos a la gubernatura no hay compromiso real con los mayas, sus discursos reflejan además desconocimiento de la problemática indígena y más bien repiten en sus rollos propuestas arrebatadas al movimiento indígena, algunas de estas ya rebasadas o que enseñan el desconocimiento también del marco jurídico local, nacional e internacional que favorece a los derechos de los pueblos indígenas.

En las recientes visitas a sus huestes de Carrillo Puerto y Lázaro Cárdenas Beto Borge y Greg Sánchez exhibieron su ignorancia en relación a la cultura maya y la agenda indígena, además de un oportunismo electorero.

Caros han de salirles sus asesores que les hacen pronunciar planteamientos limitados que reflejan la desestimación y menosprecio a los mayas. Realmente no es difícil establecer la diferencia entre uno y otro, simplemente porque no hay diferencia sustancial en sus discursos.

Cuando Borge dijo ante famélicas huestes que en su proyecto de gobierno “no habrá nunca más marginación, abandono y olvido a nuestros hermanos mayas” reconoció y aceptó que las siete décadas de priismo han servido para poco al pueblo maya. Que en todo ese tiempo han sido los dirigentes y gobernante del PRI los responsables del rezago social existente en la región.

Si es verdad que el precandidato del PRI hará obligatoria la enseñanza de la lengua maya en todas las escuelas y si es verdad que abrirá un campus de la Universidad Intercultural Maya en los demás municipios pues que firme el compromiso públicamente. Que si dice que hará caminos, que si electrificará y que llevará agua potable y salud diariamente a todas las comunidades, viene sobrando, ya que es obligación del Estado proporcionar estos servicios. Reconoció más bien que no han cumplido a cabalidad sus promesas de desarrollo en las siete décadas de gobernar Quintana Roo.

No tienen que recordarnos que los mayas somos dueños de esta tierra, más bien deben compensar a las comunidades por lo mucho que les han quitado. Restituir lo arrebatado a los mayas es difícil y es mejor que comiencen a hacerlo pues se han acumulado en el mismo lapso rencores que mas adelante podrán emerger en un marco de efervescencia e insurgencia social general, no solo de los mayas.

El desconocimiento y carencia de un discurso comprometido con los indígenas quedo claramente manifestado cuando balbuceó Borge que le va a regresar a los mayas “lo que les corresponde, su cultura, usos, costumbres y tradiciones”. Como si no supiera que eso es precisamente casi lo único que nos queda y lo que permite a nuestro pueblo resistir: nuestra cultura y convicción de ser diferentes.

Los desatinos de Greg merecen también nuestro señalamiento, debe empaparse también de pueblo y cultura maya, pues firmar un compromiso para suspender el cobro de tenencia vehicular no es demanda vital o prioritaria para los caminantes del Mayab.

Abrir mercado en el polo turístico a los productos hortícolas y frutícolas de las comunidades mayas para que dejen de traerse del centro del país no es tampoco promesa nueva. Hay que comprometerse más bien en encontrar los mecanismos que permitan que las comunidades mayas se beneficien ya de los ingresos millonarios que obtiene el sector turismo aprovechándose de nuestra historia y cultura; definir los mecanismos para que el ingreso obtenido de los visitantes extranjeros que visitan los centros ceremoniales y ciudades mayas antiguas como Tulum, Cobá y Chunyaxché beneficie sobre todo a los mayas, los auténticos propietarios de ellas.

No hay que hacer una campaña vocinglera para externar un supuesto cariño a los mayas y los humildes, debe más bien establecer un compromiso y dejar bien clara la diferencia con el candidato oficialista.

La guerra sucia entablada por el régimen priista en su contra lo ha hecho mártir, pero no es suficiente para que lo adoptemos como hijo predilecto. Escépticos y desconfiados como somos en esta región central, génesis del estado, necesitamos que nos deje bien clara su independencia del cacicazgo y oligarquía tricolores. Y eso no se logrará precisamente con batucadas, lanzando playeras y balones, o ejecutando bailoteos extravagantes.

* Cronista de Carrillo Puerto y miembro del consejo estatal de ANIPA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada